Cómo forrar un molde con papel de horno

Para facilitar el desmoldado de bizcochos, pasteles o ayer cakes, es conveniente forrar el molde con papel de horno o vegetal, aun si éste es antiadherente. Así se evita que la base del bizcocho se quede pegada al molde, o que al desmoldar se rompa.

El procedimiento es muy similar tanto si el molde es redondo como cuadrado o rectangular.

1

Para ello, vas a necesitar un trozo de papel de horno, papel vegetal o sulfurizado, que lo puedes encontrar fácilmente en el supermercado, al lado del papel de aluminio.

También puedes utilizar láminas de teflón, son reutilizables por lo que evitarás gastar tanto papel. El teflón puede lavarse muy bien con un paño jabonoso y estará listo para el siguiente uso.

Con un lápiz traza la base del molde sobre el papel de horno recórtalo de forma que el trazo del lápiz quede fuera. Para cubrir los laterales, haz tiras un poco más altas que la pared del molde, dóblalas para obtener una solapa y recórtalas en pestañas.

Con un pincel de cocina extiende un poco de mantequilla en la base del molde para que el papel se adhiera. Coloca los laterales pegando las pestañas sobre la base, de esta manera, si el molde es desmontable, evitarás que la masa se derrame por abajo.

Coloca sobre las pestañas la base de papel que has recortado, vierte la masa encima y hornea según las instrucciones.

Fácil ¿verdad? Pues ya tienes tu molde forrado. No se tarda nada y el resultado es un bizcocho que se puede desmoldar sin problemas.

Lo más visto