Cómo pelar una piña

Con su espinosa y gruesa piel, la piña puede parecer muy difícil de pelar, pero el proceso es bastante simple si sigues estos sencillos pasos. Así podrás disfrutar de esta deliciosa fruta en cualquier receta y durante todo el año.

1

El primer paso es saber cómo escoger la mejor pieza. Aunque puedes encontrar piñas durante todo el año, la temporada alta es de marzo a julio, y la mayoría de las piñas se cosechan en su punto óptimo de madurez, por lo que una vez que llegan a la tienda, están listas para comer.

Los sentidos pueden ser tu mejor indicador para saber cuando una piña está madura. Huele la base de la fruta para ver si desprende un aroma dulce y no fermentado. Si todavía huele muy verde, entonces no está muy madura.

La piel y las hojas externas deben tener algo de brillo y no ser opacas. La piel externa también debe sentirse firme con una ligera elasticidad. Y una vez que hayas seleccionado la piña fresca perfecta, ¡es hora de cortarla!

Esta guía de cómo pelar una piña es el método más fácil que he encontrado después de muchas pruebas. La clave aquí es utilizar un cuchillo de chef afilado y una tabla de cortar estable antes de empezar.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Raciones: 4 raciones

Ingredientes

  • 1 piña

Preparación

2

  1. Coloca la piña en una tabla de cortar de lado. Asegura la piña con una mano, y corta la parte superior, aproximadamente 1,5 cm más abajo de donde la corona verde y la carne se juntan. Dale la vuelta y corta aproximadamente 1,5 cm de la base de la fruta.
  2. Coloca la piña apoyada sobre la base, y con un cuchillo afilado, corta la piel gruesa y fibrosa, comenzando desde arriba hacia abajo, teniendo cuidado de conservar la mayor parte posible de la pulpa dulce. Corta alrededor de la piña, siguiendo la curva natural de la fruta hasta eliminar toda la piel.
  3. Todavía quedarán círculos marrones en la pulpa de la piña que hay que eliminar ya que no son comestibles. Utiliza un cuchillo pequeño para hacer cortes poco profundos en diagonal en forma de V para eliminar estos círculos. Corta con cuidado los círculos en una pendiente diagonal conectada, girando la piña hasta que todos los círculos oscuros desaparezcan.
  4. Ahora hay que eliminar el núcleo de la piña grueso y fibroso, y puedes hacerlo de dos formas. a) Corta la piña por la mitad longitudinalmente, y después en cuartos. Después corta el centro de cada cuña. b) Corta la piña en rodajas y utiliza un cortador de galletas redondo para eliminar el centro. Yo he utilizado un cortador redondo de 4 cm.
  5. Ya puedes cortar la piña en trozos del tamaño de un bocado a partir de los cuartos o de las rodajas de piña. Añádelo a tus platos y bebidas preferidas, como esta ensalada de col con piña o el famoso cóctel Piña Colada.

NOTAS

ALMACENAMIENTO

Si has seleccionado una buena piña, es mejor comerla dentro de los primeros días para evitar que se deteriore. Guárdala a temperatura ambiente en la encimera de la cocina durante unos días, o prolonga su vida guardándola en una bolsa hermética en el frigorífico, y cómela en un plazo de 3 a 5 días.

La piña cortada en rodajas o en dados debe guardarse en un recipiente hermético en el frigorífico por 3-5 días, desechándola una vez que empiece a oler a fermentación.

BENEFICIOS NUTRICIONALES DE LA PIÑA

Esta popular fruta tropical es una delicia gracias a su equilibrado sabor agridulce y ácido, y además tiene un perfil denso en vitaminas, fitonutrientes y fibra. Su carne dorada está especialmente cargada de vitamina C, vitaminas B, potasio y manganeso.

Su alta cantidad de fibra ayuda a que estés más saciado y a la regularidad intestinal. La presencia de la enzima bromelina ayuda en la digestión de algunas proteínas.

En una porción de una taza de piña cortada, hay aproximadamente 120 calorías, 2 gramos de fibra, 34 gramos de hidratos de carbono y 28 mg de vitamina C, además de otros nutrientes.

Lo más visto