Churros caseros

Los churros caseros son un dulce muy popular en nuestra gastronomía, siendo habitual degustarlos tanto en el desayuno como en la merienda. La costumbre de desayunar chocolate con churros es especialmente popular en Año Nuevo, en la madrugada del 1 de enero.

Su forma puede ser recta, en forma de palos o en lazos. Pueden tener relleno o estar rebozados de azúcar, chocolate, crema pastelera o dulce de leche.

1

Una variante de los churros, y más gruesas, son las porras, hechas con una masa semejante a la de los churros, pero incorporando algún tipo de levadura química u orgánica, lo que las hace más esponjosas.

La masa se hace como la de los buñuelos, echando de golpe la harina en el agua ya hirviendo y removiendo hasta que esté hecha.

Es una receta sencilla pero que también tiene sus truquitos, los iréis cogiendo a medida que los hagáis.

Ingredientes para 2 docenas de churros caseros (4 personas)

  • 1 taza de agua
  • 1 taza de harina
  • 1 pizca de sal
  • 1 nuez de mantequilla
  • Aceite de oliva virgen extra suave
  • 200g de azúcar

Elaboración

  1. Tamizamos la harina y reservamos.
  2. En una cazuela ponemos a calentar el agua. Le añadimos la nuez de mantequilla y la pizca de sal. Cuando empiece a hervir, agregamos la harina poco a poco y removemos constantemente con una cuchara de madera hasta que se forme una masa que se desprenda del recipiente. Si observamos que queda muy dura, podemos añadirle un poco más de agua, pero sin pasarnos.
  3. Dejamos reposar la masa hasta que esté templada.
  4. Ponemos la masa en la churrera y cortamos los churros sobre una sartén con abundante aceite bien caliente. Hay que tener cuidado de que no se peguen.
  5. Una vez que estén doraditos por fuera los sacamos a un plato con papel absorbente de cocina.
  6. Para decorarlos espolvoreamos el azúcar encima. No hace falta que sean especialmente bonitos, una de las ventajas de este rico postre. Y ahora sólo queda un paso más ¡disfrutar de los churros caseros!

Notas

Si no tenéis una churrera, podéis usar una manga pastelera con boquilla estriada. Para formar los churros, hay que presionar la manga con la mezcla sobre la sartén con el aceite bien caliente.

La temperatura del agua es importante, ya que admitirá más o menos harina según sea.

El aceite debe estar muy limpio, no usar aceite de haber frito pescado, carne o vegetales, ya que tomaría su sabor. Es muy importante que esté a suficiente temperatura, en torno a 180-200º.

Para calcularlo podemos probar a dejar caer un poquito de masa antes de empezar. Si estuviera demasiado caliente se nos quemarían y si la temperatura es muy baja, la masa se empaparía de aceite.

Lo más visto