Fajitas

Las fajitas son uno de los platos mexicanos que más me gustan, principalmente porque las puedo rellenar de lo que más me apetezca o delos ingredientes que tenga a mano en la nevera.

Los ingredientes básicos son pollo, pimientos y cebolla, envueltos en tortillas calientes, pero como os digo, las posibilidades del relleno son infinitas.

1

Durante mucho tiempo he utilizado un sazonador para fajitas para darle un extra de sabor a la carne, pero cuando descubrí esta receta, no lo he vuelto a utilizar.

Cuando preparas tu propia receta de fajitas caseras, el pollo queda mucho más sabroso, y eres tú quien controlas el nivel de picante que deseas.

¡Si te gustan las fajitas, te encantará esta versión con pollo marinado! A diferencia de los sazonadores comerciales que se mezclan con la carne, vamos a dejar que el pollo se marine durante unas horas para que quede extra jugoso, y adquiera un sabor muy potente.

Entre los ingredientes de la marinada está el zumo de piña que utilizo para ablandar la carne, de modo que cada bocado es super tierno. Me gusta porque no tiene azúcares añadidos (el zumo de piña natural, no el comercial) y es un ingrediente natural.

Si el sabor de la piña no te va, y te preguntas si al pollo le queda un regusto una vez cocinado, la respuesta es no. No deja ningún rastro, así que no lo suprimas.

Relleno para fajitas

Como he mencionado antes, puedes añadir casi cualquier ingrediente a las fajitas. Generalmente, se suelen rellenar de carne y varias verduras picadas.

La carne más habitual es el pollo (tanto pechuga como muslos deshuesados), aunque no es raro ver carne de ternera picada o en tiras. Pero también hay fajitas con pescado, como gambas o atún.

Los vegetales más utilizados son los pimientos y las cebollas. Se suelen alternar los colores de los pimientos (verde, rojo y amarillo), para que el plato sea mucho más vistoso y apetitoso. Y las cebollas rojas son las que mejor pegan en este plato, aunque cualquier tipo de cebolla funcionará bien.

A partir de este relleno básico, puedes añadir cualquier cosa que te guste:

  • Maíz
  • Aguacate
  • Chile poblano para darle un toque picante
  • Zanahorias ralladas
  • Frijoles
  • Calabacín en rodajas

Y para servir las fajitas, nada como una buena salsa guacamole, una clásica salsa mexicana o simplemente queso rallado.

Cada persona tiene un gusto, pero te aseguro que estas serán probablemente las mejores fajitas de pollo que hayas comido jamás.

Cómo hacer fajitas caseras

Tiempo de preparación: 5 minutos

Tiempo de cocción: 15 minutos

Tiempo total: 20 minutos + reposo

Raciones: 4 personas

Ingredientes

Para la marinada:

  • 1 y ½ cucharadas de zumo de limón
  • 1 y ½ cucharadas de zumo de piña
  • 1 cucharada de salsa Worcestershire
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 3 dientes de ajo (prensados o picados)
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de pimienta Cayena
  • ½ cucharadita de pimentón ahumado
  • ½ cucharadita de orégano
  • ½ cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharada de cilantro picado
  • ½ jalapeño, rebanado (opcional)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida

Para las fajitas:

  • 500 gramos de pechugas (o muslos) de pollo deshuesadas y sin piel, troceadas en cuartos
  • 1-2 pimientos (de cualquier color) cortados en tiras
  • 1 cebolla roja, cortada en rodajas finas
  • 1 aguacate maduro
  • Tortillas mexicanas para servir

Elaboración

  1. Mezcla todos los ingredientes de la marinada, viértelo sobre el pollo y deja que repose en el frigorífico durante 4-6 horas. Después, deja que el pollo atempere durante 30 minutos a temperatura ambiente, antes de cocinarlo.
  2. Calienta una sartén grande a fuego alto y deja que se caliente un par de minutos. Añade dos cucharaditas de aceite y coloca el pollo en la sartén para cocinarlo de 3 a 5 minutos por cada lado, dependiendo del grosor del pollo.
  3. Si la sartén se calienta demasiado, reduce el fuego a medio-alto. Retira el pollo de la sartén y deja que repose durante 10 minutos antes de cortarlo en rebanadas. Si es necesario, cocina el pollo en dos tandas.
  4. En la misma sartén, añade otras dos cucharaditas de aceite y caliéntalo a fuego alto. Añade los pimientos y la cebolla picada, y deja que se sofrían durante unos 10 minutos, o hasta que estén pochados. Puedes verter un poco de la marinada para darle sabor a los vegetales. Sazónalos con sal y pimienta negra y resérvalos.
  5. Corta el aguacate por la mitad y retira el hueso. Saca la carne entera y córtalo en rebanadas.
  6. Calienta las tortillas mexicanas en la sartén y añade unas tiras de pollo, pimiento, cebolla y una rebanada de aguacate.

NOTAS

A diferencia de otras recetas mexicanas, las fajitas saben mejor cuando están reposadas.

Aunque la receta se elabora en una sartén al fuego, puedes asar la carne y las verduras en la barbacoa para darle un toque ahumado.

Puedes servir las fajitas sobre una ensalada o acompañado de quinoa o arroz si te sobra relleno.

Nuestros favoritos