Frittata

Todos conocemos la tortilla francesa, y por supuesto, nuestra famosa tortilla española con patatas, pero ¿has oído hablar alguna vez de la frittata? Se trata de una tortilla italiana que es similar a la francesa pero con ese toque típico de la cocina italiana.

1

La frittata tradicional está hecha con huevos, pimienta, aceite y sal, es decir, algo muy parecido a la tortilla francesa. Sin embargo, es más frecuente encontrarlas rellenas.

Existen un sinfín de variantes para hacer frittata, y es que los rellenos son múltiples y la imaginación es el límite. De hecho, es un plato perfecto para utilizar todas las sobras que tienes en la nevera y que no sabes que hacer con ellas.

La receta que haré hoy será con cebolla, zanahoria, pimiento, queso de cabra y cebollino. Pero puedes hacerla como más te guste.

Estas son algunas combinación de sabores recomendadas:

  • Espinacas, alcachofas y queso feta
  • Brócoli, queso cheddar y cebolleta verde
  • Setas, rúcula y queso de cabra
  • Tomates cherry, calabacines, mozzarella y albahaca

Las verduras deben estar tiernas, sazonadas y cocidas antes de añadir los huevos, pues las verduras crudas liberan demasiada agua y nose cocinarán completamente durante la cocción.

Por eso es mejor cocinarlas previamente salteándolas, asándolas o cocinándolas al vapor para sacar sus mejores cualidades.

Una frittata grande hecha con una docena de huevos puede incluir hasta tres tazas de verduras cocidas, lo que significa que necesitarás más de tres tazas de verduras crudas.

La clave para que quede cremosa son los lácteos grasos. Normalmente uso nata líquida para cocinar, pero también he tenido grandes resultados con leche entera, o leche evaporada.

La crema agria, la crème fraîche y el yogur también funcionarán. Sin embargo, la leche desnatada no sirve, pues queda demasiado acuosa.

Y ni que decir tiene que omitir los lácteos resulta en una frittata más seca y con más sabor a huevo.

Añadir queso es siempre una buena idea, pues añade sabor y aumenta la cremosidad. Me encanta usar quesos blandos como el queso de cabra. El cheddar maduro y el parmesano también son deliciosos.

Para añadir un atractivo visual adicional, termina la frittata con una pizca de hierbas frescas como albahaca, perejil, cilantro o cebollino fresco cortado.

En mi receta, aprenderás a hacer la receta tradicional usando el método de sartén, o al horno. Así, podrás elegir la forma que mejor te venga. En el horno puedes hacerlas individuales con moldes de muffin, o hacer una gran frittata.

¿Cuál es mi versión favorita? Todas salen igual de bien. El único factor realmente decisivo es qué método funciona mejor para ti.

Se trata de un plato genial para una cena y también para un brunch. Además, se puede poner en una fiambrera y comer en un picnic estupendamente. Ideal para llevar al campo o a la playa. Así que, ¿a qué estás esperando para probarla?

Más recetas con huevos que te encantarán:


Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 25 minutos

Tiempo total: 45 minutos

Raciones: 8 personas

Ingredientes

  • 12 huevos L
  • 3 cucharadas de nata líquida para cocinar (también vale leche entera, leche evaporada, crema fresca o yogurt griego)
  • ½ cucharadita de sal
  • 100 gramos de queso de cabra desmenuzado
  • 3-5 tazas de verduras cocidas de tu elección (cebolla, zanahoria, pimiento)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Hierbas frescas (cebollino, albahaca, perejil, cilantro o eneldo)

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 220º C para el método tradicional, o 180ºC para el método en horno, con calor arriba y abajo.
  2. Rompe los huevos en un recipiente mediano. Vierte los lácteos y la sal. Bate hasta que las yemas y las claras se mezclen. Añade la mitad o todo el queso (si quieres, puedes reservar la otra mitad para cubrir la frittata antes de hornear). Pon la mezcla a un lado.
  3. Calienta el aceite de oliva en una sartén antiadherente apta para horno hasta que brille. Añade las verduras, comenzando con las cebollas, y saltéalo unos minutos, removiendo de vez en cuando.
  4. Luego, añade las verduras más suaves como el calabacín. Cocina hasta que las verduras estén tiernas, luego agrega ajo o las verduras de hoja verde, y cocina hasta que estén marchitas. Sazona con sal al gusto.

Opción tradicional:

  1. Bate los huevos una vez más y vierte la mezcla sobre las verduras. Remueve para combinar y distribuir la mezcla de manera uniforme en la sartén. Si has reservado el queso, espolvoréalo encima.
  2. Una vez que el borde exterior de la frittata se vuelva de color más claro (aproximadamente 30 segundos a 1 minuto), transfiérela cuidadosamente al horno. Hornea de 7 a 14 minutos, hasta que los huevos estén hinchados y parezcan cocidos, y el centro de la frittata se mueva un poco cuando lo muevas.
  3. Retírala del horno y colócala en una rejilla para enfriar. Decora con las hierbas de tu elección.

Opción con horno:

  1. Deja que las verduras cocidas se enfríen durante unos minutos, luego añádelas a la mezcla de huevo. Engrasa un molde para tartas y vierte la mezcla en él. Espolvorea encima el queso si lo has reservado.
  2. Hornea de 20 a 25 minutos, hasta que los huevos estén hinchados y parezcan cocidos, y el centro de la frittata se mueva un poco cuando lo muevas.
  3. Retírala del horno y colócala en una rejilla para enfriar. Decora con hierbas de tu elección.

NOTAS

Si te sobra, puedes guardarla en la nevera y estará buena durante 3 días aproximadamente. Cuando vayas a comerla, puedes calentarla o comerla a temperatura ambiente. Estará buena de las dos formas.

Eso sí, no te aconsejo que la congeles pues al descongelarla quedará muy acuosa y ligeramente gomosa.

Para hacerla en moldes individuales, engrasa la bandeja de muffins y llénalas con la mezcla hasta 2/3 de su capacidad. Hornea de 13 a 17 minutos, hasta que los huevos estén hinchados y parezcan cocidos, y el centro se mueva un poco cuando lo muevas.

Retíralas del horno y colócalas en una rejilla para que enfríen. Decora con hierbas de tu elección.

Vigila tu frittata mientras está en el horno, pues es muy fácil que se pase de cocción. Ten en cuenta que seguirá cocinándose una vez que la saques del horno debido al calor residual.

Lo más visto