Hot cross buns

Con las vacaciones de Pascua a la vuelta de la esquina, muchos de nosotros, los que más cerca estamos de los fogones, ya empezamos a darles vueltas a miles de recetas relacionadas con la temporada.

1

Los niños esperan impacientes sus monas y merendar longanizas de pascua. Hoy probaremos a hacer algo diferente, probaremos los hot cross buns o panecillos de Viernes Santo.

Si nunca habéis oído hablar de estos panecillos, se trata de un postre o merienda típicamente inglés que marca el final de la Cuaresma. Están rellenos de pasas y especias, tienen un aspecto redondeado, y están marcados con una cruz encima, de donde proviene su nombre.

La cruz en la parte superior del panecillo puede ser dibujada con glaseado o grabada en la masa, y representa la crucifixión de Jesús. Las especias en su interior simbolizan las especias usadas para embalsamarlo en su entierro, así que es un dulce perfecto para Semana Santa.

Hay un truco que te ayudará a conseguir unos hot cross buns realmente deliciosos: hervir las pasas durante un par de minutos con bicarbonato. Esta cocción rellena las pasas para que queden grandes y jugosas.

Con este consejo, la receta de abajo y un buen glaseado, tus hot cross buns serán imbatibles. Estos panecillos son un alimento festivo, no de uso común, y por eso merecen ser tratados de manera especial.

Tiempo de preparación: 2 horas y 30 minutos

Tiempo de cocción: 20 hora

Tiempo total: 3 horas

Raciones: 12 hot cross buns

Ingredientes

  • 360 ml de leche entera
  • 100 gramos de azúcar
  • 1 cucharada de levadura seca instantánea
  • 530 gramos de harina
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 2 huevos grandes
  • 4 cucharadas de mantequilla, sin sal, ablandada
  • 1 taza de pasas
  • 360 ml de agua
  • 1 cucharadita de bicarbonato

Para el almíbar:

  • 60 ml de agua
  • 50 gramos de azúcar

Para el glaseado de queso:

  • 90 gramos de azúcar glas
  • 60 gramos de queso cremoso a temperatura ambiente
  • 1 cucharada de mantequilla, ablandada
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharada de agua

Elaboración

  1. En una cazuela pequeña a fuego medio, vierte la leche para escaldarla. Esto se hace calentando suavemente la leche hasta que empiece a salir vapor y se vuelva espumosa por los bordes. Vierte la leche en un recipiente y deja que se enfríe hasta los 40ºC.
  2. Mientras tanto, calienta el agua, el bicarbonato de sodio y las pasas en una cazuela pequeña a fuego medio hasta que hierva. Deja que hierva durante 2 minutos y escurre las pasas. Resérvalo.
  3. En un recipiente pequeño, mezcla la leche tibia, el azúcar y la levadura. Remuévelo suavemente y deja que repose hasta que la levadura se active y empiece a espumar.
  4. Mezcla 500 gramos de harina, la sal, la nuez moscada y la canela.
  5. Agrega los huevos y la mantequilla a la mezcla de leche y remuévelo hasta que la mantequilla se derrita. Vierte esta mezcla sobre la mezcla de harina y amásalo durante unos 5 minutos a velocidad media. Agrega más harina si notas que el tiempo se acaba, y la mezcla aún está pegada a los lados.
  6. Incorpora las pasas y continúa mezclándolo durante otro minuto. Aportarán un poco de humedad, pero aún así debería comenzar a separarse de los lados del bol.
  7. Engrasa un recipiente grande con un poco de aceite, coloca la masa dentro y engrasa la superficie también. Cubre el recipiente con un trapo limpio. Deja que la masa suba durante un par de horas hasta que doble su tamaño.
  8. Precalienta el horno a 200 grados. Forra una bandeja de horno con papel de horno y rocíalo con un poco de aceite para que no se pegue.
  9. Empuja hacia abajo la masa, córtala en 12 pedazos iguales y gira cada uno en tus manos rápidamente para hacer una bola de masa. Coloca cada bola en la bandeja y cúbrelas con un trapo limpio para que reposen otros 30 minutos hasta que dupliquen su tamaño.
  10. Introdúcelos en el horno unos 20 a 25 minutos o hasta que estén dorados por la superficie.
  11. Mientras se hornean, prepara el almíbar calentando el azúcar con el agua en una cazuela a fuego medio. Llévalo a ebullición, removiéndolo hasta que el azúcar se disuelva. Cocínalo 1 minuto más o hasta que el almíbar se espese muy ligeramente. Resérvalo.
  12. Retira los hot cross buns del horno y deja que reposen durante 5 minutos. Después, unta la superficie con el almíbar y deja que repose durante 5-10 minutos.
  13. Bate todos los ingredientes del glaseado de queso hasta tener una mezcla homogénea. Ponlo en una manga pastelera con punta redonda y refrigéralo hasta que esté listo para usar.
  14. Haz una cruz en cada panecillo con el glaseado y sírvelo en caliente.

Notas

¿Por qué hay que escaldar la leche? La leche escaldada ayuda a que los panecillos queden ligeros y esponjosos. El escaldado mata la proteína que se encuentra en la leche, lo que ayuda a que el gluten permanezca intacto. También ayuda en el proceso de disolución del azúcar y la levadura, lo que resulta en un bollo más dulce y más esponjoso.

Me gusta utilizar canela y nuez moscada para dar sabor a los panecillos, pero puedes usar cualquier especia que te guste, como clavo o cardamomo.

Valores nutricionales por ración:

Calorías: 369 kcal | Grasas: 9g | Grasas saturadas: 5g | Hidratos de carbono: 66g | Fibra: 2g | Azúcar: 29g |Proteínas: 8g | Colesterol: 52mg | Sodio: 245mg.

Lo más visto