Muffins Ingleses

¿A quién no le gusta un muffin inglés para desayunar? Generalmente se sirve rebanado y tostado con una cobertura dulce o salada. Incluso puedes hacer bocadillos con ellos. ¿Alguna vez has intentado hacerlos tú mismo?

1

¡Son sorprendentemente sencillos! Te traigo una receta casera de muffins ingleses más fácil de lo que crees. Es muy simple, solo tienes que mezclar los ingredientes dejar que suba, y con ella obtendrás unos panecillos suaves y esponjosos.

Solo necesitan tiempo. La masa necesita dos subidas. Una inmediatamente después de que se prepara y otra después de que se divide y se le da forma.

Recomiendo mezclar la masa y dejarla subir lentamente en la nevera durante la noche. De hecho, puede hacer la masa y mantenerla en el frigorífico hasta cuatro días.

Esta fermentación permitirá que se formen bolsas de aire, que crean las burbujas dentro del pan. Cuanto más tiempo dejes la masa fermentando antes de cocinarla, más burbujas se formarán y mejor sabor tendrá.

Ninguna harina es igual, incluso en la misma ciudad. Lo que significa que tu harina puede absorber el líquido de forma diferente a mi harina. Por lo tanto, al hacer CUALQUIER masa de pan, siempre hay que retener el líquido hasta obtener la consistencia que necesitas.

En este caso, buscamos una masa pegajosa, pero sin que esté demasiado húmeda. Una masa pegajosa significa que hay una hidratación óptima, y tanto el sabor como la textura serán perfectos.

Y para darle la forma perfectamente redonda, un molde redondo (o un vaso) te ayudará.

A la hora de cocinarlos, hazlos en una sartén antiadherente. La única parte delicada es conseguir que la temperatura de la sartén sea la correcta, lo suficientemente caliente para que los panecillos estén tostados y dorados, pero no tan caliente como para que el exterior se dore antes que el centro esté cocido.

Puedes hornearlos en el horno, pero obtendrás un resultado diferente. Lo que no te recomiendo es hacerlos en el microondas.

Si pensabas que los muffins ingleses implican mucha técnica y experiencia de horneado, ¡lee y aprende mientras te muestro lo fácil que puede ser!

Aunque a menudo se considera la base perfecta para los huevos Benedict, este clásico funciona como un desayuno o brunch saludable por sí solo. Prueba uno tostado con mantequilla y miel o con tu mermelada favorita.


Tiempo de preparación: 25 minutos + 12 horas de reposo

Tiempo de cocción: 10 minutos

Tiempo total: 35 minutos

Raciones: 8 personas

Ingredientes

  • 355 gramos de harina
  • 1/4 cucharadita de levadura seca instantánea
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 145 ml de leche entera
  • 115 ml de agua
  • 1 cucharada de mantequilla

Elaboración

  1. En un recipiente mediano, mezcla la harina, la levadura y la sal.
  2. En una jarra aparte, mezcla la leche, el agua y la mantequilla. Caliéntalo en el microondas durante 15-30 segundos o hasta que esté tibio y la mantequilla se haya derretido. Ten cuidado de no dejar que se caliente demasiado.
  3. Añade los ingredientes húmedos en los secos y mézclalos hasta formar una masa. La masa será bastante blanda y un poco pegajosa. Rebaña los lados y deja la masa en forma ovalada.
  4. Cubre la masa con un papel de cocina limpio y déjalo reposar a temperatura ambiente durante un mínimo de 12 a 18 horas. (Si quieres cocinar los muffins más tarde, pon la masa en la nevera después de las 18 horas).
  5. Pasado el tiempo, la masa habrá duplicado su tamaño. Ponla sobre una superficie enharinada, cúbrela con film y un paño de cocina y deja que repose otros 10 minutos. Después de descansar, el gluten se habrá relajado.
  6. Extiende la masa unos 2 cm de grosor. Usando un cortador de galletas redondo de 8 cm espolvoreado con harina, corta la masa y pásala a otra bandeja de horno forrada con papel vegetal.
  7. Cualquier sobra se puede volver a amasar, estirar y cortar para hacer otro muffin. En este punto, puedes guardarlos en la nevera para cocinarlos más tarde.
  8. Cubre la masa con film y un paño de cocina y deja que repose durante unos 40-45 minutos. Después, los círculos de masa se habrán hinchado un poco y ya se podrán cocinar.
  9. Calienta una sartén antiadherente grande a fuego medio. Cuando la base esté caliente, pasa los muffins a la sartén dejando un espacio entre ellos, y cúbrelos con una tapa.
  10. Cocínalos por este lado durante 6-7 minutos. El vapor creado con la tapa puesta ayudará a que los panecillos suban y se cocinen por completo.
  11. Dales la vuelta y cocínalos del otro lado por otros 3-4 minutos. Ten especial cuidado al moverlos para evitar comprimir la masa y eliminar las burbujas.
  12. Deje que los muffins se enfríen completamente antes de cortarlos o los centros estarán pastosos. Una vez fríos, utiliza un tenedor para abrirlos. Puedes tostarlos en una tostadora y servirlos con los ingredientes que desees.

NOTAS

Conserva las sobras a temperatura ambiente durante 4 días, o congélalos envueltos durante 8 semanas. Después solo tendrás que descongelarlos a temperatura ambiente, y tostarlos.

Para hacer muffins integrales puedes usar mitad harina integral y mitad harina normal.

Si vives en un clima frío y seco y te preocupa que tu masa no se fermente, calienta el horno, apágalo y deja la puerta abierta para calentar la cocina y crear un ambiente más cálido.

Usa leche vegetal y aceite de coco en lugar de mantequilla para hacer una versión vegana.

Y si quieres una corteza crujiente, cubre el fondo y la parte superior del muffin con harina de maíz fina antes de cocinarlos.

Lo más visto