Pasta con calabacín

¿Tienes exceso de calabacines y no sabes qué hacer con ellos? Prueba este plato de pasta acompañada con una salsa de calabacín cremosa que es totalmente deliciosa.

1

Aunque hoy en día lo que está de moda son los espaguetis o espirales con calabacín, un sustituto de la pasta bajo en carbohidratos que suelo comer a menudo, la pasta me vuelve loca, y probar nuevas salsas siempre es interesante.

Por eso, hoy te animo a que pruebes esta receta de pasta con calabacín. Si te gusta esta verdura, te aseguro que no te arrepentirás de probarla en esta salsa.

La verdad es que me encanta la pasta, y cuando quiero darme un capricho, busco en Internet recetas que me aporten ideas, para después, darles mi propio toque. Esta receta es una de ellas. La acompañé de un vino blanco y te aseguro que fue increíble.

Como en todas las recetas, te recomiendo que los productos sean de calidad. Para empezar, lo mejor es que pruebes la pasta fresca. Si puedes hacerlo tú mismo genial, si no, la puedes comprar, pero la pasta fresca mejora la calidad del plato.

Si no tienes opción, puedes hacerlo con la pasta que prefieras, estará igualmente bueno.

Por supuesto, el calabacín es la estrella del plato, por lo que, conseguir vegetales de calidad es esencial para que tu receta sea de lo más sabrosa. Mi consejo es que intentes que sean calabacines ecológicos, o los consigas directamente de un huerto. Así se multiplica el sabor.

El calabacín, junto con cebollas, ajo y mantequilla son una combinación increíble. Es una pasta sencilla para las noches de verano.

Si tienes la suerte de tener un jardín con calabacines creciendo en él, esta es una receta para ti. Sé que a veces puede ser difícil utilizarlo todo, así que también puedes optar por congelarlo. Aquí te digo cómo hacerlo.

Más recetas con calabacín que te pueden gustar:


Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 20 minutos

Tiempo total: 30 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 250 gramos de pasta fettuccine
  • 700 gramos de calabacín cortado en cubitos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1/2 cebolla pequeña picada
  • 2 dientes de ajo picados
  • 120 ml de caldo de pollo o verduras
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 45 gramos de queso parmesano recién rallado
  • Sal y pimienta negra al gusto

Elaboración

  1. Calienta agua en una olla para la pasta. Cocina la pasta al dente de acuerdo con las instrucciones del paquete.
  2. Mientras tanto, corta el calabacín en cubitos prepara el resto de ingredientes.
  3. Añade el aceite de oliva y una cucharada de mantequilla a una sartén a fuego medio-alto. Agrega la cebolla y sofríelo durante 5 minutos.
  4. Incorpora el calabacín y el ajo, y cocínalo durante 5 minutos, removiendo ocasionalmente. Añade la mantequilla restante, el caldo de pollo y el zumo de limón a la sartén. Déjalo cocinar por 1-2 minutos más o menos.
  5. Espolvorea el queso parmesano y mézclalo con la pasta escurrida. Sazona con sal y pimienta según sea necesario y disfruta de inmediato.

NOTAS

Lo bueno de esta receta es que puedes agregar otras verduras para hacerla a tu propio estilo. Por ejemplo, puedes añadir unos tomates cherry frescos, o unos dados de calabaza.

Y también puedes incluir algunas hierbas aromáticas para darle un perfil de sabor y olor diferente cada vez.

Otra opción es sustituir el caldo de pollo por vino blanco. Puedes hacerlo parcialmente o por completo, y el resultado será estupendo, te recomiendo que lo pruebes de ambas formas y decidas tú mismo cuál es tu favorita.

Lo más visto