Salsa de arándanos

Una cosa es disfrutar de los arándanos frescos directamente de una cesta, y otra muy diferente es hacer una salsa de arándanos casera, el mejor complemento para tus bizcochos, yogures, tortitas o gofres.

Lo mejor de una buena salsa de arándanos, además de su increíble sabor, es que se puede preparar en cualquier época del año con bayas frescas o congeladas. Otra ventaja adicional es que estas bayas están llenas de antioxidantes y vitaminas.

1

Los arándanos en particular son deliciosos cuando se cocinan, pues estas esferas súper jugosas estallan con el calor, liberando todo el sabor que tienen dentro.

Es lo suficientemente simple como para servirla con cualquier receta: helado, crepes caseros, tartas de queso, gofres, tostadas francesas, y todo lo que se te ocurra. Es increíblemente fácil de hacer y tiene un delicioso sabor a bayas y cítricos.

Si te interesa este plato, aquí tienes más recetas de salsas.

Esto es porque además de los arándanos, le vamos a añadir un poco de jugo de naranja para complementar los arándanos, que lo hace mucho más aromático y fresco.

Y esta misma receta se puede aplicar a otras frutas, como frambuesas y zumo de limón fresco; o fresas con un toque de balsámico añejo.

Si nunca has probado o intentado hacer tu propia salsa de arándanos, te encantará esta receta sin maicena. Nunca volverás a comprar una salsa cuando esta la puedes tener lista en 20 minutos. Y su sabor no tiene comparación con una comprada.

Tiempo de preparación: 5 minutos

Tiempo de cocción: 15 minutos

Tiempo total: 20 minutos

Raciones: 12 personas

Ingredientes

  • 340 gramos de arándanos (pueden ser congelados)
  • 100 gramos de azúcar
  • 180 ml de jugo de mandarinas o naranjas recién exprimido
  • 1 cucharadita de cáscara de naranja o mandarina

Elaboración

  1. Mezcla todos los ingredientes en una cazuela honda y ponlo a calentar a fuego medio.
  2. Cuando empiece a hervir, cocínalo durante unos 15 minutos, removiéndolo de vez en cuando, hasta que los arándanos exploten, el líquido se espese ligeramente y la salsa se oscurezca. Cuanto más lo dejes en el fuego, más reducida quedará la salsa.
  3. Sírvela en caliente o deja que enfríe.

NOTAS

Las sobras se pueden conservar en el frigorífico hasta por una semana y media, y en el congelador hasta por dos meses.

Puedes utilizar otros tipos de cítricos para la salsa, como limón o pomelo.

Valores nutricionales:

Calorias: 48 kcal | Hidratos de carbono: 12 g | Azucares: 11g.

Nuestros favoritos