Salsa de caramelo

La salsa de caramelo es el ingrediente perfecto para tus postres favoritos. El azúcar se carameliza hasta obtener un color ámbar, luego se mezcla con mantequilla y nata para obtener una textura suave y aterciopelada. ¡Listo en cuestión de minutos!

1

Hacer una salsa de caramelo casera puede parecer un desafío, pero la receta es realmente simple. Simplemente es una mezcla de azúcar, una pequeña cantidad de agua, nata y mantequilla.

La clave del éxito es controlar la temperatura al cocinar el azúcar y el agua juntos, y saber cuándo detener la reacción.

La adición de nata líquida enfría la mezcla y proporciona riqueza para que la consistencia sea fácil de verter sobre los postres. Puede que te lleve algunos intentos entender la técnica, ¡pero te convertirás en un experto en poco tiempo! Entonces, ¡querrás añadirlo a todo!

No te pierdas nuestro artículo sobre salsas.

¿Cómo cocinar el caramelo?

Cuando el azúcar se calienta, se produce la caramelización. El calor crea una reacción química que descompone la glucosa y fructosa del azúcar (sacarosa) en moléculas más pequeñas. Con el tiempo el agua se evapora, concentrando los sólidos y elevando la temperatura de la mezcla.

Lo primero que se nota es el cambio de color, entre miel y ámbar, mientras que cientos de nuevos compuestos de aroma y sabor emergen.

Usar los sentidos es la mejor manera de saber cuándo el azúcar alcanza su punto óptimo. Una vez que empiezas a oler a caramelo, ¡estás ahí!

Usar un termómetro para caramelo puede ayudarte a evitar las dudas. Además de las señales visuales, los azúcares simples como la glucosa y la fructosa tienen rangos de temperatura para la transformación de color y sabor.

La fructosa se carameliza primero, alrededor de los 110ºC, seguida de la glucosa a 160ºC. El azúcar es una mezcla de las dos, por lo que el objetivo es de 160 a 177ºC para la caramelización. Si te pasas de ese rango, el azúcar se quemará. ¡Lo he aprendido por las malas!

El grado de caramelización depende del gusto personal. Para obtener un sabor dulce y ligeramente a nuez, deja de cocinarlo cuando el caramelo tenga un color miel dorado y esté entre 160 y 170ºC. Para obtener notas de caramelo más profundas e intensas, opta por un color ámbar profundo y que no supere los 177ºC.

Salsa de caramelo salado

Agregar un poco de sal lleva el sabor del caramelo al siguiente nivel. Se puede utilizar cualquier tipo de sal con criterio. Empieza por ¼ a ¾ de cucharadita de sal por receta, dependiendo de cómo te guste el sabor salado.

¿Buscas maneras de disfrutar de la salsa de caramelo?


Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 10 minutos

Tiempo total: 20 minutos

Raciones: 16 porciones

Ingredientes

  • 200 gramos de azúcar
  • 60 ml de agua
  • 180 ml de nata líquida para montar
  • 4 cucharadas (55 g) de mantequilla sin sal

Elaboración

  1. Pon el azúcar y el agua en un cazo pequeño y calienta a fuego medio-bajo. Deja que el azúcar se disuelva sin remover. Si es necesario, usa una brocha de pastelería para lavar el azúcar no disuelto en el lado del cazo.
  2. Aumenta el fuego y lleva el azúcar a ebullición. Deja que el azúcar se caramelice removiendo hasta que coja un color ámbar intenso, de 5 a 7 minutos para alcanzar los 160 a 177ºC. Reduce el fuego a medio-alto si hierve rápidamente.
  3. Retira el caramelo del fuego. Lenta y cuidadosamente vierte la nata. Burbujeará a medida que se agrega la nata, así que déjalo reposar antes de cada adición.
  4. Añade la mantequilla y bátelo hasta que se incorpore a la salsa de caramelo. Deja que la salsa enfríe a temperatura ambiente antes de usarla, se espesará con el tiempo.

NOTAS

Puedes conservar la salsa de caramelo en un recipiente hermético o frasco de cristal hasta por una semana.

Para calentar la salsa, ponla en un recipiente pequeño sobre un baño María, y remuévelo hasta que esté bien caliente. También puedes calentarlo en el microondas a intervalos de 15 segundos, revolviendo entre intervalos hasta que esté caliente.

No te recomiendo que lo recalientes en un cazo, ya que continuará caramelizándose y se acabará quemando.

Valores nutricionales por porción (1 cucharada):

Calorías: 112 kcal | Grasas: 7g | Grasas saturadas: 4g | Hidratos de carbono: 13g | Azúcar: 12g | Proteínas: 1g.

Nuestros favoritos