Salsa César

Una de las ensaladas que más me gusta es la ensalada César, se trata de un plato que resulta excepcional, con su pan tostado, su crujiente lechuga romana, y su irresistible queso Parmesano. Pero si por algo destaca, es por su salsa César.

1

La receta de salsa César se ha ganado su propio nombre, y es que, al añadirla a la ensalada le aporta ese toque único que hace que nos chupemos los dedos. Hay quien echa mayonesa para acortar la preparación de la salsa, pero eso es un craso error, ya que hacer una salsa César casera es algo que no cuesta tanto.

Si quieres preparar una salsa César auténtica, hoy te enseño los pasos que debes seguir, ¡verás como vale la pena tardar unos minutos para conseguir un resultado espectacular! Tanto si la haces solo para ti, como si tienes invitados, te aseguro que os encantará a todos.

Es habitual que para la preparación de la salsa César se usen dos yemas de huevo. Sin embargo, el huevo crudo es algo que muchas personas no pueden tolerar, e incluso, se puede correr el riesgo de padecer salmonela, por lo que se puede variar este ingrediente, con una ligera base de mayonesa.

¿Te gusta este plato? Descubre otras maneras de prepararlo aquí.

Bien, pues si quieres saber qué lleva la salsa César, te aconsejo que sigas leyendo. Se trata de una preparación sencilla, que supera a las de bote por goleada, y que te dará todo el caché de estar preparando una salsa César auténtica.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo total: 10 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 110 gramos de mayonesa de la mejor calidad
  • 1/2 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 1 diente de ajo
  • 25 gramos de queso Parmigiano-Reggiano fresco recién rallado
  • 1/2 cucharadita de pasta de anchoas o 2 anchoas picadas
  • 1 cucharada de zumo de limón recién exprimido
  • 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 1/8 cucharadita de pimienta negra recién molida

Elaboración

  1. En un bol mezcla las anchoas, el ajo, el zumo de limón, la mostaza y la salsa Worcestershire. Es importante que queden bien mezclados, sobre todo las anchoas si están enteras, asegúrate de picarlas bien y que se mezclen bien con el resto de ingredientes.
  2. Después, añade la mayonesa, el queso parmesano, la sal y la pimienta, y lo mismo, bate enérgicamente, hasta que todo quede bien mezclado.
  3. Prueba y ajusta el condimento a tu gusto. La salsa se conserva bien en la nevera durante una semana.

NOTAS

La receta clásica de la salsa César casera tiene anchoas, por mucho que te cueste integrarlas en tu cabeza, es esencial que no deseches las anchoas de la receta, pues le dan ese sabor y ese toque que hace única a la salsa César. Si lo prefieres las puedes sustituir por pasta de anchoa, de modo que te olvidarás de que queden trozos en la salsa.

Te recomiendo que prepares la salsa con cierto tiempo de antelación, ya que la puedes guardar en la nevera y así conseguirá un sabor más consistente. Además, si eres un adicto a la ensalada César o solo a su salsa, puedes hacer más de la cuenta. De este modo, podrás echar mano de la salsa siempre que quieras, solo abriendo la nevera.

Nuestros favoritos