Salsa verde mexicana

La salsa verde en Mexico es una salsa hecha de tomatillos, una verdura de color verde con forma de tomate, pero que realmente no son tomates.

Esta salsa verde es fresca, brillante y no está demasiado salada como las versiones compradas en tiendas. Creo que es el momento de pasar de las salsas compradas y tratar de hacer esta salsa verde mexicana casera, porque por supuesto, es mucho mejor que la comparada.

1

Después de varios intentos, he dado con una receta equilibrada, tanto en sabor, como en textura. He intentado hacerlo con tomatillos crudos, pero están demasiado ácidos. Asar los tomatillos resalta su sabor, así que no te saltes este paso.

Algunas salsas verdes de tomatillo asado que he probado son demasiado asadas o ahumadas, pero no ésta. Al asarlos en casa, tú eres el que controla el grado de tostado de los tomatillos, y puedes modificarlo a tu gusto.

La salsa verde mexicana va genial con casi todo lo que va bien con una simple salsa de tomate. Está especialmente buena con batatas y huevos (como chilaquiles verdes, huevos rancheros, frittatas y tacos).

También me encanta la salsa verde cremosa de aguacate, que se puede hacer añadiendo un poco de aguacate picado en la mezcla. O sírvelo junto con mi receta favorita de guacamole con totopitos o chips de tortilla.

Tiempo de preparación: 10 minutos

Tiempo de cocción: 10 minutos

Tiempo total: 20 minutos

Raciones: 4 raciones

Ingredientes

  • 560 gramos de tomatillos o tomates verdes mexicanos
  • 1 jalapeño, sin tallo
  • 1/2 cebolla picada
  • 1/4 taza de cilantro picado
  • 1 diente de ajo, picado
  • 1/2 cucharadita de sal , o al gusto
  • 1/2 cucharadita de azúcar, o al gusto
  • 1 cucharada de jugo de lima
  • 3 cucharadas de agua, o más al gusto

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 225 grados con la bandeja situada a aproximadamente 10 cm por debajo de la parte superior del horno.
  2. Coloca los tomatillos y el jalapeño en la bandeja para el horno y ásalos durante 4-5 minutos hasta que tengan manchas negras en la superficie (no los dejes sin vigilancia, ya que se pueden quemar rápidamente, especialmente el pimiento).
  3. Dales la vuelta hacia el lado opuesto y continua el asado por 4-6 minutos más, hasta que los tomatillos estén con manchas negras.
  4. Mientras tanto, en un procesador de alimentos o robot de cocina, mezcla la cebolla picada, el cilantro, el zumo de lima, y la sal. Una vez que los tomatillos estén asados, transfiérelos, junto con el jalapeño al procesador de alimentos, junto con el jugo de la bandeja.
  5. Tritúralo todo hasta obtener un puré espeso y sin trozos grandes. Agrega más agua para diluir la salsa si lo deseas. Ten en cuenta que la salsa espesará después de unas horas en el frigorífico debido a la pectina natural de los tomatillos.
  6. Sazónalo a tu gusto con más zumo de lima y sal. Deja que enfríe en un recipiente hermético en el frigorífico.

NOTAS

Esta salsa verde mexicana debe guardarse en el frigorífico, en un recipiente hermético, durante al menos 1 semana. Asegúrate de presionar el plástico contra la superficie de la salsa para prevenir la oxidación.

Si quieres puedes añadir 1 ó 2 aguacates cortados en cubos para hacer una salsa verde cremosa de aguacate, cuanto más aguacate añadas, más cremosa estará.

A la hora de comprarlos, elige los tomatillos que estén firmes, verdes, brillantes, y recubiertos de sus hojas. Evita los tomatillos de color amarillo o que al cogerlos estén pegajosos. 

Nuestros favoritos