Salsa teriyaki

Sabrosa y versátil, la salsa teriyaki se ha convertido en el condimento principal para muchas comidas japonesas; por eso, mi cocina no está completa sin una buena salsa teriyaki casera.

Y digo casera porque las salsas comerciales suelen contener demasiada azúcar, y termino añadiendo mucha más sal a la comida para equilibrar el dulzor. Por eso empecé a hacer mi propia salsa teriyaki.

1

¿QUÉ ES TERIYAKI?

Realmente Teriyaki en japonés describe un método de cocinar. "Teri" significa brillante y "yaki" significa a la parrilla o frito. No es la salsa, sino cómo se prepara la comida. Así que teriyaki se refiere esencialmente a cualquier comida a la parrilla o frita con un glaseado brillante.

Si te interesa este plato, aquí tienes más recetas de salsas.

Toda la salsa teriyaki de Japón es casera, las tiendas y supermercados no venden salsa teriyaki embotellada (a menos que sea importada).

Cuando la comida se prepara al estilo "teriyaki", se sazona con salsa de soja, sake y mirin (y a veces con azúcar). El mirin le da a la comida un sabor profundo y un brillo agradable, y es un ingrediente importante para cocinar al estilo teriyaki.

El mirin es un vino japonés a base de arroz que tiene un contenido de alcohol más bajo que el sake, y por lo general está ligeramente endulzado. Por eso le da a la salsa teriyaki ese característico y rico sabor umami.

Generalmente, la salsa teriyaki básica requiere mezclar salsa de soya, sake y mirin a partes iguales, y luego agregar azúcar a tu gusto. Pero como normalmente no tengo sake en casa, utilizo agua para la receta. Creo que la salsa todavía tiene un gran sabor sin el sake.

La salsa teriyaki americanizada siempre incluye jengibre rallado o picado y ajo para obtener un sabor teriyaki ligeramente diferente, y es lo que voy a hacer en la receta de hoy, aunque siempre puedes omitirlo.

Recuerda que no existe una salsa teriyaki "perfecta" que se adapte a todo tipo de recetas. Hay que ajustar la proporción de ingredientes cada vez que hagas una receta de teriyaki.

Lo maravilloso de la salsa teriyaki es su versatilidad. Puedes añadirlo a tus ingredientes favoritos para hacer pollo teriyaki, salmón teriyaki o tofu teriyaki.

Una vez que empieces a experimentar con tu propia salsa teriyaki, te divertirás sirviendo diferentes y deliciosas recetas con este condimento multiusos.

Tiempo de preparación: 5 minutos

Tiempo de cocción: 5 minutos

Tiempo total: 10 minutos

Raciones: 1 taza (240 ml)

Ingredientes

  • 120 ml de salsa de soja
  • 6 cucharadas de mirin
  • 6 cucharadas (90 ml) de agua
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 2 cucharaditas de jengibre picado
  • 1 y 1/2 cucharaditas de harina de maíz

Elaboración

  1. Añade la salsa de soja, el mirin, 5 cucharadas de agua, el azúcar, el ajo y el jengibre en una cazuela, y ponlo a calentar a fuego medio-alto hasta que llegue a ebullición.
  2. Diluye la harina de maíz con la cucharada de agua restante.
  3. Reduce el fuego y deja que cueza al mínimo durante 2-3 minutos.
  4. Vierte la mezcla de harina de maíz en la cazuela y remuévelo. Deja que la salsa se cocine 1 ó 2 minutos más para que espese un poco. Apaga el fuego.
  5. Deja que la salsa teriyaki se enfríe a temperatura ambiente antes de verterla en un frasco.

NOTAS

La salsa se mantendrá bien en el frigorífico durante varias semanas.

Si piensas que 3 cucharadas de azúcar es demasiado, no dudes en reducir la cantidad a 2 cucharadas. Si no eres vegetariano, puedes utilizar miel, que le da un gran sabor a la salsa.

Me gusta que mi salsa teriyaki sea un poco espesa, por eso añado harina de maíz. Puedes omitirlo si te gusta una textura más líquida.

Por lo general, puedes encontrar mirin y salsa de soja en la sección asiática de cualquier supermercado, o en tiendas online.

Nuestros favoritos