Sándwich vegetal

No será la primera vez que te encuentras la receta de un sandwich vegetal, incluso habrás probado muchos en cafeterías, eventos e incluso en tu propia casa.

1

Sin embargo, te aseguro que nunca has probado una receta como la que traigo para ti. No es el típico sándwich vegetal, pero mejor, toma nota y luego me cuentas.

En esta receta hay dos pasos fundamentales. Para empezar, tenemos que elegir un buen pan. El pan es el ingrediente fundamental de cualquier sándwich, por eso, es muy importante que elijamos uno a la altura del plato que queremos comer.

Te recomiendo un buen pan de molde integral artesano, a ser posible de masa madre. Puedes comprarlo en una panadería, pero intenta que sea resistente y sabroso.

El segundo secreto de esta fabulosa receta es la salsa. No me refiero a la clásica mayonesa. Vamos a untar una salsa de cebolleta y cebollino que te hará chuparte los dedos. Con estos dos ingredientes conseguiremos el segundo paso para un sándwich vegetal fuera de serie.

¿Qué hay entre el pan y la salsa? Espinacas, queso, aguacate, pepino, tomate, germinados de alfalfa y pipas de girasol, casi nada.

¿Esto significa que el sandwich vegetal no tiene proteínas? ¡En absoluto! Esta receta contiene una gran cantidad de proteínas, ¡incluso sin atún ni carne! Es todo gracias al pan integral, los germinados, las pipas y el queso. Y también tiene bastante fibra.

Los germinados son cada vez más populares, y se encuentran generalmente en la sección de refrigerados, cerca de las hierbas frescas, ensaladas en bolsas y aliños. Los brotes de alfalfa son una gran fuente de nutrición.

Contienen nutrientes importantes como Vitamina K, Vitamina C, Ácido fólico, Manganeso, Cobre, Fósforo, Magnesio, Zinc, Hierro, y más.

Este sándwich también te ayudará en gran medida a cumplir con las porciones diarias recomendadas de frutas y verduras. En cada bocado hay espinacas, aguacate, pepino y tomate. La comida sana nunca supo tan bien.

Y aunque pienses que las pipas de girasol solo están de adorno, son mucho más que eso. Son ricas en vitaminas del grupo B, y ofrecen una generosa porción de otros nutrientes y oligoelementos.

El hecho de que añadan una textura crujiente es sin duda una ventaja.


Tiempo de preparación: 4 minutos

Tiempo de cocción: 1 minuto

Tiempo total: 5 minutos

Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 8 rebanadas de pan integral
  • 1 taza de espinacas
  • 4 lonchas de queso cheddar
  • 4 lonchas de queso suizo
  • 8 cucharadas puré de aguacate mezclado con 2 cucharaditas de jugo de limón fresco y sal
  • 1 pepino en rodajas finas
  • 2 tomates en rodajas finas
  • 2 tazas de germinados de alfalfa
  • 2 cucharadas pipas de girasol peladas

Para la salsa de cebollino:

  • 120 gramos de queso cremoso
  • 6 cucharadas de yogur griego natural sin azúcar
  • 4 cebolletas finamente picadas
  • 2 cucharadas de cebollino fresco picado
  • 1/4 cucharadita cebolla en polvo
  • 1/4 cucharadita polvo de ajo

Elaboración

  1. Reúne los ingredientes para hacer la salsa de cebollino y mézclalos hasta que estén suaves. Reserva.
  2. Tuesta ligeramente el pan. Una vez frío, extiende una fina capa de salsa en 4 de las rebanadas.
  3. Pon una capa de espinacas y después, añade el queso, el puré de aguacate, el pepino, los tomates, y los brotes. A ser posible en este orden.
  4. A continuación, espolvorea las pipas de girasol. Por último, unta otra rebanada de pan con la salsa de cebollino y cierra tu sándwich.

NOTAS

Si quieres elegir un buen pan, te recomiendo que busques panes hechos con trigo integral. Es importante que sea su principal ingrediente, y es que, solo si lleva más del 50% de harina integral te servirá. También te aconsejo que evites panes con jarabe de maíz o con alto contenido en fructosa. Cuanto más natural, mejor.

Para conseguir el máximo sabor, mezcla el puré de aguacate con 2 cucharaditas de jugo de limón fresco y sal. El jugo de limón ayudará a evitar que el aguacate se vuelva marrón.

Si vas a hacer el sándwich y tienes poco tiempo, te aconsejo dos cosas. Para empezar, no hace falta que hagas el puré de aguacate. Puedes ponerlo en trozos, el resultado será bastante bueno. Y si no puedes hacer la salsa de cebollino, puedes comprar una hecha en el supermercado.

No te aconsejo que hagas este sándwich con antelación. Ten en cuenta que se realiza con productos frescos, así que no es muy recomendable guardarlo para más tarde, ni mucho menos, para el día siguiente.

Si no te gustan las espinacas, o no las tienes a mano a la hora de preparar tu sándwich vegetal, puedes cambiarlo por cualquier otra hoja verde, como lechuga iceberg, romana, acelgas o incluso un poco de rúcula. Tú decides.

Lo más visto