Tarta Bakewell

Esta receta inglesa combina los sabores y texturas de la almendra, el bizcocho y la mermelada para proporcionar una sabrosísima experiencia en nuestro paladar.

La tarta Bakewell es un pastel de masa quebrada o pasta brisa con una capa de mermelada y un relleno esponjoso de almendra (al que se conoce como frangipane). También pueden cubrirse con frutos secos, tales como almendras y cacahuetes.

1

Su nombre original (bakewell tart) procede del hecho de se que hornea bien (bake well en inglés). Una tarta Bakewell de cereza es una variante que, normalmente se suele elaborar en tamaño mini, en la que el frangipane se cubre con una capa de glaseado con sabor a almendra y media cereza confitada.

Parece ser que este postre nació del error de un cocinero que, vertió por accidente sobre ella los huevos y la pasta de almendras en vez de añadirlos a la masa.

Independientemente de su origen, este pastel es una verdadera exquisitez gracias a su base crujiente, sus capas de deliciosa mermelada y su tierno bizcocho.

Las frambuesas aportan un sabor y una textura muy especial a esta tarta, además la hace más atractiva. Por eso puedes incorporar frambuesas frescas con la mermelada y después incorporar el relleno.

La cantidad de ingredientes está preparada para un molde redondo de 20 cm. Si vas a usas otro tamaño para hacer la tarta, recuerda ajustar las cantidades.

Ingredientes

Para la masa.

  • Una plancha de masa quebrada para un molde de 20 cm de diámetro.

Para el relleno.

  • 3-4 cucharadas de mermelada de frambuesa
  • 150g de mantequilla sin sal
  • 150g de azúcar glas
  • 3 huevos batidos a temperatura ambiente + 1 yema
  • 150g de almendras trituradas

Para la cobertura.

  • 1 cucharada de almendras laminadas

Elaboración

  1. Una vez tengamos ya la masa quebrada horneada y fría, extendemos la mermelada de modo uniforme sobre la base.
  2. Para elaborar el resto del relleno, batimos en una amasadora la mantequilla y el azúcar unos minutos, hasta tener una mezcla ligera y cremosa.
  3. Agregamos poco a poco los huevos y la yema, y luego incorporamos la almendra triturada.
  4. Extendemos esta preparación sobre la mermelada hasta formar una capa uniforme. Introducimos en el horno durante 20 minutos.
  5. La sacamos del horno un momento y esparcimos bien las laminas de almendra sobre la tarta. Cocemos 15 o 20 minutos más.
  6. La retiramos del horno y la dejamos que enfríe para su consumición.

Notas

Aunque la tarta Bakewell se prepara con mermelada de frambuesa, fresa o cereza, pueden probarse otros sabores, como la ciruela, el albaricoque o la mora.

La acidez de los cítricos combina muy bien con este postre. Además de utilizar mermelada de limón o lemon curd, puede añadirse al relleno la ralladura de la corteza de la misma fruta o, si se prefiere, de una naranja.

Lo más visto