Tater Tots

¿Has oído hablar de los tater tots? ¿No? Pues presta atención porque te van a encantar. Son unas frituras de patata que sirven como acompañamiento a tus carnes o simplemente como aperitivo con una salsa de tomate.

1

Son unos aperitivos deliciosos, y en Estados Unidos son muy famosos, de hecho, se venden en bolsas congelados, como las patatas fritas. Hacerlos tú mismo es fácil y están de vicio.

Estos bocaditos han conquistado el mundo anglosajón, y es tan común comerlos tanto en USA como en el Reino Unido.

Nunca faltan en reuniones familiares, con amigos, o como aperitivo en los partidos de fútbol. Si quieres incorporar los tater tots a tu vida no es nada complicado. Te aseguro que te conquistarán con un solo bocado.

Con los tater tots descubrirás una nueva forma de comer patatas como guarnición, y sobre todo una manera original y sabrosa de sustituir las clásicas patatas fritas.

Estas bolitas crujientes por fuera y cremosas por dentro no requieren ningún equipo especial, ni siquiera un triturador de patatas. Todo lo que necesitas es un rallador de queso para desmenuzarlas. Eso es todo.

A partir de ahí, puedes añadir los condimentos que desees, darles forma de tots y echarlos en aceite caliente para que queden increíblemente crujientes y dorados.

Todo lo que queda por hacer es servirlos con un poco de ketchup y ya está. Y si no te las arreglas para comerlas todas en una sola vez, ¡puedes congelarlas para la próxima vez!

Una auténtica delicia que no te dejará impasible. ¿Te atreves a probarlo? Te cuento cómo.

¿Con hambre de más guarniciones? ¿Qué te parecen estas ideas?


Tiempo de preparación: 25 minutos

Tiempo de cocción: 20 minutos

Tiempo total: 45 minutos

Raciones: 6 personas

Ingredientes

  • 1 kilo de patatas peladas
  • 1 cucharada de harina
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1/4 cucharadita de orégano seco
  • 1/4 cucharadita de eneldo seco
  • Sal y pimienta negra, al gusto
  • 240 ml de aceite de girasol
  • 2 cucharadas de hojas de perejil fresco picado

Elaboración

  1. Pon las patatas en una olla grande y cúbrelas con un dedo de agua fría. Deja que hierva y luego cocínalas durante unos 6-7 minutos a fuego medio. Escúrrelas y deja que enfríen.
  2. Rállalas en tiras muy finas con un rallador. Utilizando un paño de cocina limpio o una malla fina, escurre las patatas eliminando la máxima cantidad de agua posible.
  3. Pasa las patatas a un bol y añade la harina, el ajo en polvo, la cebolla en polvo, el orégano y el eneldo; sazona con sal y pimienta al gusto. La mezcla debe poder moldearse pero estar seca. Haz bolitas con esta mezcla.
  4. Calienta el aceite en una olla o sartén grande a fuego medio. Una vez que el aceite esté caliente, fríe las bolitas en tandas de 5 o 6 a la vez, hasta que estén doradas y crujientes, aproximadamente 3-4 minutos.
  5. Cuando estén hechas, pásalas a un plato forrado con papel de cocina, para que escurra el aceite. Ya puedes disfrutar de tus tater tots.

NOTAS

Si has hecho muchos tater tots y te sobran, no te preocupes, puedes congelarlos y comerlos cuando quieras. Transfiere las bolitas fritas frías en un recipiente hermético y congélalos durante 1 mes.

Solo tendrás que darles un último toque de fritura antes de comer, u hornearlos en el horno durante 15 minutos y listo. Ya tienes el aperitivo hecho para cuando más te apetezca.

Puedes servir los tater tots con un sinfín de salsas o condimentos. A mí, particularmente me encanta la salsa ranchera, pero lo más habitual en el mundo anglosajón es comerlos con crema agria o salsa de queso, que también está deliciosa. Y cómo no, una buena salsa de tomate nunca decepciona.

Valores nutricionales por ración:

Calorías: 219,9kcal | Grasas: 11,1g | Grasas saturadas: 0,9g | Hidratos de carbono: 28,2g | Fibra: 2,4g | Azúcares: 1,2 g | Proteínas: 3,3g.

Lo más visto