Huevos Benedict

¿Estás harto de desayunar un café con leche rápido? Si te gustaría probar un desayuno más sofisticado, o simplemente te apetece un plato rico, que además puedes comer en cualquier momento del día, los huevos Benedict te están esperando.

1

Los huevos escalfados se colocan sobre panecillos ingleses tostados y bacon frito, y luego se cubren con una cremosa salsa holandesa. Un plato que te hará la boca agua.

Se trata de una receta que, a pesar de no ser muy complicada, tiene dos técnicas clave que tendremos que clavar para que todo salga bien: escalfar y hacer una emulsión. Una vez que hayas clavado esos dos métodos, todo lo demás es pan comido.

Cómo hacer huevos Benedict

Primero se prepara la salsa holandesa, después se hace el escalfado en una mezcla de vinagre y agua hasta que las claras se cuajen. Luego se dora ligeramente el bacon y se tuestan los panecillos ingleses.

Para montarlo, hay que cubrir una mitad de panecillo con bacon, poner el huevo escalfado encima, cubrirlo con la salsa holandesa, y condimentarlo con pimentón y cebollino.

Servir los huevos benedict es cuestión de tiempos. Hay que asegurarse de que la salsa holandesa esté caliente, pero sin pasarse. Aquí tienes todos los trucos para que te salga perfecta.

Luego, hay que escalfar los huevos, una técnica que te explico aquí; y mientras se están cocinando, dorar ligeramente el bacon en una sartén caliente. A continuación hay que tostar los panecillos justo antes de servir el plato para que queden bien crujientes.

Por último se rocía la salsa y se adorna con una pizca de pimentón y cebollino para hacer que los colores resalten.

¿De qué otras maneras se pueden hacer huevos benedictinos?

  • Conviértelo en florentinos añadiendo espinacas salteadas u otras verduras de hoja verde como kale.
  • Añade salmón ahumado para que sea unos huevos Royale.
  • Sustituye el bacon por jamón york, lacón u otra carne ahumada.
  • Los croissants, los bollitos o el pan agrio crujiente forman otras sabrosas bases.
  • Pon una capa de aguacate rebanado, mozzarella fresca, tomate, hierbas frescas o salsa de pesto.
  • Utiliza champiñones portobello, boniato rebanado, calabaza, calabacín o tomates para una alternativa baja en hidratos de carbono.

Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocinado: 40 minutos

Tiempo total: 1 hora

Raciones: 4 personas

Ingredientes

Para la salsa holandesa:

  • 2 yemas de huevo grandes
  • 1 cucharadita de agua
  • Media cucharadita de vinagre de vino blanco
  • 2 cucharaditas de jugo de limón
  • 100 gramos de mantequilla sin sal
  • Sal para sazonar
  • Pimienta de cayena, al gusto

Para los huevos escalfados:

  • 2 litros de agua
  • 2 cucharadas de vinagre blanco
  • 8 huevos grandes

Para el resto de la receta:

  • 8 lonchas de bacon
  • 4 muffins ingleses, cortados por la mitad
  • Pimentón dulce, para decorar
  • 2 cucharaditas de cebollino picado

Elaboración

Para la salsa holandesa:

  1. Coloca las yemas de huevo, el agua y el vinagre en un tazón de acero inoxidable de tamaño mediano.
  2. Llena una olla con aproximadamente 5 cm de agua, tendrá que ser lo suficientemente grande como para que el recipiente se asiente en la parte superior sin tocar el agua. Llevar a fuego medio.
  3. Coloca el tazón sobre la olla y bate la mezcla de huevo (así con ganas) y continuamente hasta que los huevos se vuelvan de color crema y se espesen, aproximadamente 3 minutos.
  4. Retira el recipiente de la olla. Añade el jugo de limón para ayudar a que el huevo deje de cocinarse.
  5. Derrite la mantequilla en una sartén pequeña (debe estar entre 60 a 63ºC cuando se agregue a la mezcla de yema de huevo). Muy lentamente, comienza a agregar unas gotas de mantequilla derretida en los huevos, batiendo constantemente para crear una emulsión.
  6. Continúa agregando gradualmente la mantequilla, batiendo constantemente hasta que toda ella esté incorporada. La salsa debe ser espesa y aterciopelada.
  7. Añade la sal y la pimienta de cayena al gusto. Agrega más jugo de limón si lo deseas para conseguir un sabor más ácido. Reserva. Vuelve a calentarlo antes de servir si es necesario.

Para los huevos escalfados:

  1. Llena de agua una olla de tamaño mediano con 2 litros de agua. Añade el vinagre y ponlo a calentar a fuego lento, manteniendo una temperatura entre 80 y 90ºC.
  2. Rompe un huevo en un recipiente pequeño. Desliza el huevo en la olla a fuego lento, y luego revuelve lentamente los bordes de la olla durante 10 segundos. Cocínalo hasta que estén listos, de 3 a 5 minutos, aproximadamente.
  3. Saca el huevo con una espumadera y recorta los bordes irregulares con un cuchillo o unas tijeras de cocina. Así tendrán un aspecto más bonito.
  4. Coloca el huevo en un recipiente pequeño y limpio y repite el proceso con los restantes.

Para el resto de la receta:

  1. Calienta una sartén grande a fuego medio. Fríe el bacon por cada lado durante 1 o 2 minutos para que se caliente.
  2. Tuesta los panecillos ingleses y cubre cada mitad con una rebanada de bacon, un huevo escalfado y salsa holandesa por encima.
  3. Decóralo con un poco de pimentón y cebollino picado.

NOTAS

Para escalfar los huevos tendrás que echar una cucharada de vinagre por cada litro de agua. Puedes obviar este ingrediente, pero te lo recomiendo, ya que te ayudará a que cojan forma, y el sabor a vinagre no aparece por ningún lado.

Valores nutricionales por porción:

Calorías: 501 | Grasas: 28g | Grasas saturadas: 12 g | Hidratos de carbono: 28g | Fibra: 1g | Proteínas: 31 g.

Lo más visto