Roscón de Reyes

El Roscón de Reyes es el resultado de la unión de la historia, la religión y la gastronomía, un pastel en forma de corona que se sirve tradicionalmente la noche anterior o la mañana de "Reyes" o Epifanía, el 6 de enero.

El roscón simboliza la corona de los Reyes Magos, con su forma característica y todos los coloridos frutos confitados a modo de piedras preciosas que adornan la corona.

1

Melchor, Gaspar y Baltasar fueron los magos que fueron a homenajear al niño Jesús y a ofrecerle regalos la noche del 5 al 6 de enero, y por eso en este día tan especial se disfruta del famoso roscón de reyes.

El roscón es un bollo que generalmente se rellena, y es tradición poner varias sorpresas dentro. Figuritas de porcelana envueltas en papel de aluminio y un haba seca se esconden en la masa. Quien encuentre las figuritas tendrá buena suerte, pero si encuentras el haba, ¡pagas el roscón!

Esta corona de reyes tiene otros nombres en algunos países o regiones.

Por ejemplo, la pogne (o pogne de Romans) es un brioche del sudeste de Francia, en forma de corona, preparado con harina, huevos y mantequilla y perfumado con agua de azahar. Es una especialidad de la ciudad de Romans-sur-Isère, en el Drôme.

En los Estados Unidos hay una tradición similar en Nueva Orleans con el king cake (pastel de rey) que se consume durante Mardi Gras.

También se prepara en Portugal, donde se le llama bolo rei.

En Cataluña, el roscón se llama tortel, un pastel típico catalán en forma de O, normalmente relleno de mazapán o nata montada y cubierta de frutas confitadas.

Raciones: 2 roscones medianos

Ingredientes

Para la masa madre:

  • 70 ml de leche entera tibia
  • 10 gramos de levadura fresca de panadería
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 130 gramos de harina de fuerza

Para la masa:

  • 60 ml de leche entera tibia
  • 25 gramos de levadura fresca de panadería
  • 450 gramos de harina de fuerza
  • 2 huevos L a temperatura ambiente
  • 120 g de azúcar glas
  • La cáscara de media naranja, finamente rallada
  • La cáscara de medio limón, finamente rallado
  • 75 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • 1 cucharada de ron (opcional)
  • 1 huevo batido para pintar la masa

Para la decoración:

  • Frutas escarchadas o confitadas
  • Azúcar perlado
  • Frutos secos

Elaboración

  1. Comienza preparando la masa madre. Vierte la leche en un bol y espolvorea la levadura desmenuzada para que se disuelva. Añade el azúcar, mézclalo, y por último incorpora la harina poco a poco, sin dejar de amasar. Puedes amasarlo con una amasadora o con las manos.
  2. Una vez que la masa esté firme y no se pegue a las manos, forma una bola. Llena un bol con agua templada e introduce la bola de masa. Verás que la bola se va al fondo del bol, hay que esperar a que la masa flote, aproximadamente 10 minutos. Es entonces cuando se podrá utilizar.
  3. Continúa preparando la masa. Vierte la leche en un bol, y espolvorea la levadura desmenuzada para que se disuelva.
  4. Tamizamos la harina en un bol grande y hacemos un hueco en el centro.
  5. Agregamos los huevos, la leche con la levadura disuelta, el azúcar glas, la ralladura de los cítricos, la mantequilla, la pizca de sal, el agua de azahar, el ron y la masa madre. Con ayuda de una amasadora, mezcla los ingredientes hasta tener una masa elástica que no se pegue en las manos.
  6. Coloca la bola de masa en una superficie de trabajo engrasada, y amásala con las manos durante un par de minutos. El amasado se realiza mediante un movimiento enérgico de fuera para adentro.
  7. Coloca la bola en un recipiente engrasado y tápalo con film. Deja que repose unas 4 horas, hasta que doble su volumen. Después del tiempo de levado, divide la masa en dos partes iguales, y forma con cada una una bola.
  8. Deja que las bolas reposen 5 minutos en la encimera. A continuación, introduce un dedo en el centro de la bola y ve agrandando el agujero con cuidado, para que todos los lados sean uniformes. Recomiendo coger la masa por un lado y que con su propio peso se agrande el agujero.
  9. Una vez tenga la forma deseada, ponlo en una bandeja de horno forrada con papel vegetal y tápalo con un paño, dejando que leve durante un par de horas. Para que el agujero conserve la forma, puedes colocar un aro o cualquier objeto circular dentro del agujero.
  10. Después de las 2 horas, la masa habrá aumentado su volumen. Batimos el huevo y pintamos con cuidad la superficie del roscón con ayuda de un pincel de silicona. Es importante no pinchar el roscón para que no se desinfle.
  11. Precalienta el horno a 200ºC con calor arriba y abajo.
  12. Es el momento de decorar el roscón. Distribuye las frutas escarchadas, los frutos secos y el azúcar perlado por la superficie.
  13. Introduce el roscón el horno y hornéalo durante 10 minutos, luego baja la temperatura a 180°C durante aproximadamente 5-8 minutos. Los últimos minutos de horneado coloca un trozo de papel de aluminio encima para evitar que la superficie se queme.
  14. Saca del horno el roscón y deja que repose sobre una rejilla. Cuando esté frío, retiramos el aro central con cuidado, y lo partimos por la mitad para rellenarlo, o lo dejamos como está.

NOTAS

Si la masa se encoge durante el paso 8, deja que repose otros 5-10 minutos antes de seguir dándole forma.

Para despegar el aro más fácilmente después de la cocción, pasa un cuchillo por el borde del roscón y el aro hasta que ceda.

Si no tenéis levadura fresca, podéis utilizar 9,8 gramos de levadura seca de panadero, que equivaldrían a los 25 gramos de levadura fresca.

El roscón se puede rellenar de nata, crema pastelera, o cualquier relleno que nos guste.

Si quieres introducir una figurita o un haba seca en la masa, mételo por la base una vez dado forma el roscón, y antes de levar.

Lo más visto